Esta información, que tradicionalmente se incluye en los CV, podría estar contribuyendo a un sesgo en la selección de los talentos.

Varios posteos se realizaron en estos últimos tiempos en Linkedin indicando que hay algunos aspectos descriptivos de los candidatos como la foto, la edad y el sexo que pueden estar causando discriminación. Es sabido que existen estereotipos que predominan en la sociedad y a los que, muchas veces, adherimos inconscientemente. Para evitar que esos estereotipos actúen en la selección de talentos, algunos defienden la presentación de CV sin datos de edad, sexo y sin imagen.

“No encuentro ningún aspecto negativo en no incluir esos datos en los avisos. Creo que favorece a que cada día se genere más conciencia sobre la igualdad entre las personas”, apunta Evelyn Florez, Talent Acquisition Manager de KPMG.

En un estudio sobre las tendencias en reclutamiento, Linkedin señala el sesgo de los entrevistadores como el tercer factor en hacer fracasar las entrevistas tradicionales, siendo las dos primeras las dificultades para evaluar las aptitudes interpresonales de los candidatos, así como cuáles son sus debilidades.

“No es algo sencillo de poner en blanco y negro, ya que se cruzan varios temas”, apunta Florencia Luque, Directora de la consultora de recursos humanos MedioMundo. “Aun dejando de lado leyes laborales que, en algunos países, impiden hacer referencia a género o edad, lo importante es, siempre, hacer la valoración de un perfil por sus skills profesionales. Esto, lamentablemente, no siempre sucede. Todavía hay muchos prejuicios que derribar. Sin embargo, en los procesos de selección toda esa información que no está al inicio en algún momento se recorre”.

Hay aspectos de la vida de una persona que, en ocasiones, pueden ser considerados como consecuencia de un prejuicio pero en otras pueden ser relevantes. Así, Myriam Mihkelson, también socia de MedioMundo, expresa que “para las selectoras, contar con la mayor cantidad de data facilita y agiliza los procesos. Es clave para evaluar si hay afinidad entre los objetivos de la empresa y el del candidato. Podríamos decir, por ejemplo, que no cambia en nada la aptitud para un puesto si la persona tiene o no hijos, salvo que hablemos de una posición en otro país. En este caso tiene implicancias positivas y negativas: mayor costo de vida (por lo tanto una expectativa salarial más alta) y a la vez más contención emocional para adaptarse al nuevo país. Contar con esta información podría despejar dudas desde el inicio en cuanto a expectativas de ambas partes”.

Evangelina Puerino, Socia Fundadora de Puerino y Asoc. Consultoría en RRHH  y Administración, de la ciudad de Mendoza, apunta que la cuestión de género es importante para algunas empresas, que prefieren incorporar mujeres porque, con el mismo desempeño, tienen menor pretensión salarial. "En otras empresas, les interesa mucho el nivel sociocultural porque, por ejemplo, venden productos que solo compra gente que tiene mucho nivel adquisitivo. Entonces, piensan que los vendedores tienen que tener el mismo nivel sociocultural que los clientes. No lo veo como discriminación". En cuanto a la foto, Puerino opina que no es imprescindible aunque la edad sí, y lo considera un dato que aporta a la búsqueda.

También es verdad que, más allá de lo que se incluya en el CV, una importante proporción de nuestros datos, incluida nuestra imagen, está en internet. Por eso lo importante es capacitar a los encargados de la selección para que no incluyan estos sesgos en el proceso. “Hoy no estamos exentos de ser googleados (todos lo somos)” agrega Luque, “entonces también es una elección del postulante qué quiere contar de sí mismo, qué considera relevante que conozcan. Y cuándo y cómo contarlo”.